Archivo | Alain de Botton RSS feed for this section

Cómo cambiar tu vida con Proust

4 May

307.jpg

A pocas cosas nos dedicamos los seres humanos con tanto ahínco como a la infelicidad. Si un maligno creador nos hubiese colocado sobre la tierra con el único propósito de hacernos sufrir, tendríamos buenas razones para felicitarnos por nuestra entusiasta respuesta ante semejante tarea. Abundan las razones para el desconsuelo: la fragilidad de nuestro cuerpo, la volubilidad del amor, la falta de sinceridad que en gran medida domina la vida social, las renuncias y los reveses de la amistad, la insensibilidad que acarrea la costumbre. A la luz de tan persistentes males, con absoluta naturalidad podríamos dar por supuesto que no existe un acontecimiento tan esperado, deseado y apetecido como el momento de nuestra propia extinción.

Alain de Botton,  How Proust can change your life

Traducción del inglés de Miguel Martínez-Lage

Ediciones B.  Barcelona, 1998

Anuncios

Del Amor

14 Feb

FATALISMO ROMÁNTICO

 

1. En ningún lugar es tan intenso el anhelo de un destino como en nuestra vida romántica. Obligados con excesiva frecuencia a compartir nuestro lecho con gente incapaz de sondear nuestra alma, ¿por qué no podría perdonársenos el que creamos [contraviniendo todas las normas de nuestra época ilustrada] que algún día el hado nos hará conocer al hombre o a la mujer de nuestros sueños? ¿No podría disculpársenos cierta fe supersticiosa en una persona que acabe siendo la solución a nuestros inexorables deseos? Y aunque nuestras súplicas jamás reciban respuesta, aunque acaso no podamos poner fin al sombrío ciclo de la incomprensión mutua, si los cielos llegaran a apiadarse de nosotros ¿cabría esperar realmente que atribuyamos eel encuentro con nuestro príncipe o nuestra princesa a una mera coincidencia? ¿No podríamos por una vez evadirnos de la censura racional y leer en todo aquello una parte inevitable de nuestro destino romántico?

 

Alain de Botton

(Título original: Essays in Love

Traducción de Juan del Solar

Ediciones B: marzo 1998)

(Imagen: detalle de la portada)