Archivo | Albert Sánchez Piñol RSS feed for this section

Trece tristes trances

16 May

CUANDO CAÍAN HOMBRES DE LA LUNA

Ahora parece que haya pasado mucho tiempo, pero todo empezó hace un par de años, una noche de invierno. A media cena oímos mugir a la vaca. Cada mañana la ordeñábamos. Pero a veces, al anochecer, resoplaba de aquel modo tan fastidioso. La vaca era como uno de esos gallos locos, que cantan siempre menos cuando sale el sol. Mi padre me mandó:

– Ve a ordeñar la vaca.

Me lo dijo sin quitar los ojos del plato, como siempre que hablaba comiendo. Yo no quería ir. Hacía un frío del demonio y el establo estaba a cincuenta pasos de la casa. Fui, claro que fui.  Mi padre era un hombretón; el único que decía “no” en aquella casa era él. Él y la abuela. Pero de la abuela ya hablaré más adelante.

Título: Trece tristes trances
Autora: Albert Sánchez Piñol
Editorial: Alfaguara (2009)

Anuncios