Archivo | Asne Seierstad RSS feed for this section

El librero de Kabul

1 Oct

Cuando Sultán Khan estimó que había llegado la hora de buscarse una nueva esposa, no encontró a nadie que quisiera echarle una mano. Primero se dirigió a su madre.

– Basta con la que tienes -fue la respuesta.