Archivo | Baltasar Gracián RSS feed for this section

Prolegómenos a la lógica del deseo

21 Dic

“La excelente comprensión de las cosas refina el deseo y después aumenta el placer de poseerlas. Se conoce una capacidad elevada por el gusto elevado. Se necesita mucha materia para satisfacer una gran capacidad. Así como los grandes bocados son para grandes paladares, las materias sublimes son para los sublimes caracteres. Las mayores materias temen a este gusto y las más seguras perfecciones desconfían. Como son pocas las de primera magnitud, será sobresaliente el aprecio. Los gustos se pegan con el trato y se heredan con la continuidad: es una gran suerte tratar con quien lo tiene en su punto. Pero no se debe hacer hábito del desagrado de todo, pues es una necia exageración, más odiosa por ostentación que por exceso. Algunos quisieran que Dios creara otro mundo y otras perfecciones para satisfacer su extravagante fantasía”.

-Baltasar Gracián, Oráculo manual y arte de la prudencia (1647)

En este mundo, el mejor de los mundos posibles, leo a Gracián mientras me preparo para el instante de la suprema satisfacción. Saber muchas cosas implica dilatar en el tiempo el goce absoluto, dejar en manos del azar aquello que hemos buscado con anhelo y fruición, mantenerse erguido y con el pecho expuesto esperando el momento en que la flecha sublime nos atraviese, esperar durante meses, incluso años. ¡Oh, pero cuando al fin se produce, es un placer incomparable!

Anuncios