Archivo | Charles Nicholl RSS feed for this section

Leonardo: el vuelo de la mente. Capítulo 1. infancia (pág 33) traducc. Carmen Criado y Borja García Bercero.

19 Abr

Hace quinientos años, el paisaje no era muy diferente. Desde una colina cercana al pueblo toscano de Vinci, la vista habría recorrido, como ahora, un panorama modelado por siglos de agricultura: los cañaverales a lo largo del río, los estrechos viñedos, las casas enmarcadas por árboles de sombra, y, por encima de ellas, los campos de olivos, con su brillo característico cuando los agita la brisa, trepando en terrazas hacia esa línea de arbolado irregular, serpenteante, allá dibde comienzan las tierras altas del Mont’Albano. Las laderas estaban pobladas de árboles: pino y laurel, roble de Turquía, castaño dulce. Los campesinos molín el fruto de este último para hacer harina como algunos siguen haciendo hoy; lo llamaban albero di pane, árbol del pan.

 Nota por Leonardo: cosas que ocurrieron hace muchos años nos parecen con frecuencia próximas y cercanas al presente , mientras que muchas cosas ocurridas recientemente nos parecen tan lejanas como los días de la juventud.