Archivo | Donna Tartt RSS feed for this section

Un juego de niños

28 Jul

Durante el resto de su vida Charlotte Cleve se culparía de la muerte de su hijo por haber decidido celebrar el Día de la Madre a la hora de la cena, a las seis de la tarde, en lugar de a mediodía, después de misa, que era cuando los Cleve siempre lo habían celebrado. Los miembros de más edad de la familia habían expresado su contrariedad ante el nuevo plan y, aunque en gran medida eso tenía que ver con el recelo que, por principio, despertaban en ellos las innovaciones, Charlotte pensaba que debería haber prestado más atención a aquel trasfondo de protestas, pues había sido una discreta pero ominosa advertencia de lo que se avecinaba; una advertencia que, pese a resultar confusa incluso a posteriori, seguramente fue de las más claras que uno podía esperar en vida.

Traducción de Gemma Rovira

Anuncios