Archivo | Félix Salten RSS feed for this section

Josephine Mutzenbacher

17 Feb

josephine.jpg

Se dice que las prostitutas jóvenes se convierten con el paso del tiempo en religiosas viejas, pero tal no fue mi caso. Me convertí en prostituta a muy temprana edad, y experimenté todo lo que puede experimentar una mujer en la cama, en las sillas, sobre las mesas y los bancos, de pie y contra las paredes, tendida en la hierba, en oscuros corredores, en alcobas privadas, en vagones de ferrocarril, en fondas, en la cárcel, en todos los lugares que imaginarse pueda. De nada puedo lamentarme, sin embargo. El tiempo ha hecho mella en mí, y el gozo que me proporcionaba el sexo se esfuma con rapidez. Soy rica, pero estoy marchita y a menudo me siento sola. Pero así y todo, no albergo la menor intención de arrepentirme.