Archivo | Francisco Coloane RSS feed for this section

Cabo de Hornos

4 Ago

53coloane.jpg

Las costas occidentales de la Tierra de Fuego se desgrana en numerosas islas, entre las cuales culebrean canales misteriosos que van a perderse allá en el fin del mundo, en “La Sepultura del Diablo”.
Los marinos de todas las latitudes aseguran que allí, a una milla de ese trágico promontorio que apadrina el duelo constante de los dos océanos más grandes del mundo, en el Cabo de Hornos, el Diablo esta fondeado con un par de toneladas de cadenas, que él arrastra, haciendo crujir sus grilletes en el fondo del mar durante las noches tempestuosas y horrendas, cuando las aguas y las oscuras sombras parecen subir y bajar del cielo a esos abismos.
Hasta hace pocos años, sólo se aventuraban en esas regiones audaces nutrieros y cazadores de lobos, gentes de distintas razas, hombres corajudos que tenían el corazón nada más que como otro puño cerrado.