Archivo | Francisco García Pavón RSS feed for this section

El reinado de Witiza

16 Mar

nostalgia-series-plinio.jpg

Jueves

Manuel González, alias Plinio, Jefe de la Guardia Municipal de Tomelloso, y su colaborador y amigo entrañable don Lotario el veterinario, con aire desganado contemplaban la plaza del pueblo tras la vidriera de uno de los balcones del Casino de San Fernando.

– En Castilla no hay primavera – sentenció don Lotario mirando las copas de los árboles de la glorieta despeinados por el viento -. Castilla es como ciertas mujeres mal templadas, que pasan del frío al calor o de la risa al llanto sin puente medianero.

El cielo estaba de un gris sordo y obsesionante que aplastaba las casas y la torre, se metía por puertas y ventanas, amainaba pájaros y gritos, empozaba el pueblo. Los árboles cabeceaban con desespero, intentando sobrenadar el toldo que los anegaba.

– Es mucha Castilla. Ella nos ha hecho a los españoles tan raros…Hay veces que no la aguanto – aventuró tímido don Lotario -. Debe ser por mis oriundeces levantinas.

– Yo la aguanto, pero no me gusta. Es una tierra con muy mala leche. Me place la gente castellana porque ríe lo justo y no presume…Pero el campo y el clima, para su madre.

-…Los escritores dicen que es muy buen paisaje.

– Claro, para verlo. A mí también me lo parece, pero no hay quien pare en él.

– Hombre, así en otoño, pasear por el monte o comer carne frita con ajos en una huerta no está nada mal.

Encendieron un cigarro y continuaron en silencio compungido ante el panorama de la plaza.

Francisco García Pavón
Plaza y Janés, 1976