Archivo | Laurence Sterne RSS feed for this section

Viaje sentimental por Francia e Italia

19 Mar

Viaje sentimental por Francia e Italia

“Eso se resuelve mucho mejor en Francia”  -le dije yo.

— “¿Ha estado usted en Francia?”  -preguntó mi hombre, volviéndose rápidamente, con expresión vencedora.

    “Es raro -dije entre mí- que una simple navegación de veintiuna millas, pues no hay una sola más de Dover a Calais, pueda dar estos derechos a un hombre.”

     Quiero comprobarlo por mí mismo y, cortando aquí la disputa, me voy a casa, preparo media docena de camisas y unos pantalones de seda negra (“porque la casaca que llevo puede pasar” me digo examinando las mangas), y me tomo un asiento en el paradero de Dover. Llego. El paquebote salía al día siguiente, a las nueve de la mañana; y a las tres me encontraba yo sentado ante una fricassé de pollo, tan seguro de estar en Francia que, si aquella noche me hubiera muerto de una indigestión, el mundo entero no hubiera sido capaz de suspender los efectos de los Droits d’aubaine, y mis camisas, mis pantalones de seda negra, mi maleta y lo demás habrían ido a dar a manos del rey de Francia.

La vida y las opiniones del caballero Tristram Shandy

5 Feb

Capítulo uno

Ojalá mi padre o mi madre, o mejor dicho ambos, hubieran sido más conscientes, mientras los dos se afanaban por igual en el cumplimiento de sus obligaciones, de lo que se traían entre manos cuando me engendraron; si hubieran tenido debidamente presente cuántas cosas dependían de lo que estaban haciendo en aquel momento: – que no solo estaba en juego la creación de un Ser racional sino que también, posiblemente, la feliz formación y constitución de su cuerpo, tal vez su genio y hasta la naturaleza de su mente;- y que incluso, en contra de lo que ellos creían, la suerte de toda la casa podía tomar uno u otro rumbo según los humores y disposiciones que entonces predominaran: – si hubieran sopesado y considerado todo eso como es debido, y procedido en consecuencia, – estoy francamente convencido de que yo habría hecho en el mundo un papel completamente distinto de aquel en el que es muy probable que el lector me vea.

Laurence Sterne, Tristram Shandy.
Alfaguara, 1999. Traducción y prólogo de Javier Marías