Archivo | Manuel Peyrou RSS feed for this section

El estruendo de las rosas

14 Jun

peyrou-2.jpg

Una nube frágil como un velo, un sol que a duras penas atravesaba la nube, un viento helado que se quejaba (de vicio) entre los árboles, y unos árboles de otoño, ni grises ni verdes, no eran elementos suficientes para hacer memorable aquella mañana. Después de mediodía, aquella mañana sería memorable. En realidad, ya lo era (paradógicamente (sic)) para un hombre pálido, alto, de pelo negro, vestido de azul, que tenía un ramo de rosas en la mano y estaba parado a la sombra de uno de los frondosos castaños de la plaza, con una seriedad oficial o profesional en su rostro.

Manuel Peyrou, El estruendo de las rosas
Compañia General Fabril Editora S. A., 1969

Anuncios