Archivo | Vassili Grossman RSS feed for this section

Vida y destino

19 Feb

Portada francesa del libro

La niebla cubría la tierra. Los faros del coche se reflejaban en las líneas de alta tensión que corrían paralelamente a la carretera.

No había llovido, pero al alba la humedad se posó sobre la tierra, y las luces dibujaban manchas rojizas en el asfalto mojado. Se percibía la respiración del campo de concentración desde muchos kilómetros de distancia: los hilos eléctricos, las carreteras, las vías de los ferrocarriles se dirigían todos hacia él, cada vez más densos. Era un espectáculo lleno de líneas rectas, un espacio de rectángulos y paralelogramos que hendían la tierra, el cielo otoñal, la niebla