Archivo | William Faulkner RSS feed for this section

Mientras agonizo

13 Jul

faulkner.jpg

DARL

Jewel y yo salimos del campo siguiendo el sendero en fila india. Aunque voy cinco metros por delante de él, cualquiera que nos observe desde el cobertizo del algodón verá el roto sombrero de paja, medio deshecho, de Jewel sobresalir una cabeza por encima de la mía.

El sendero, alisado por pies y recocido, igual que adobe por julio, corre derecho como tirado a cordel por entre las hileras verdes de algodón preparado hasta el cobertizo del algodón del campo, donde se tuerce y rodea el cobertizo formando cuatro ángulos de suaves vértices, y vuelve a atravesar el campo, alisado por muchos pies con precisión que se va desvaneciendo.

Mientras agonizo, William Faulkner

Traducción de Mariano Antolín Rato.

El ruido y la furia

4 Mar

El ruido y la furia

Siete de abril de 1928

A través de la cerca, entre los espacios de flores ensortijadas, los veía pegar. Iban acecándose hacia donde estaba la bandera y yo los seguía desde la cerca. Luster estaba buscando entre la hierba junto al árbol de las flores. Sacaron la bandera, y pegaron. Luego volvieron a meter la bandera y fueron hasta la mesa y uno pegó y el otro pegó. Luego siguieron y yo fui junto a la cerca y ellos se pararon y nosotros nos paramos y yo miré a través de la cerca mientras Luster buscaba entre la hierba.

—Eh, caddie. —Pegó. Atravesaron el prado. Yo me agarré a la cerca y los vi alejarse.

—Y ahora, escuche —dijo Luster—. ¿Qué le parece? Con treinta y tres años y ponerse así. Después de que fui andando hasta el pueblo a comprarle esa tarta. Deje ya de berrear. ¿No me va a ayudar a buscar esos veinticinco centavos para que esta noche pueda ir a la función?

Pegaron más, al otro lado del prado. Volví pegado a la cerca hasta donde esta bandera. Se agitaba por encima de la hierba brillante y los árboles.

El ruido y la furia, William Faulkner

Traducción de Mariano Antolín Rato.